Inside United: Realtime

Exciting News & Updates from UCGIA

Carta del Consejo de Ancianos y del Presidente de la IDUai

[La siguiente carta fue enviada a los miembros y ministros de la Iglesia de Dios Unida de parte del Consejo de Ancianos y el Presidente.]

7 de diciembre de 2010

Estimados ministros y miembros:

Esta carta va de parte de todos los miembros del Consejo de Ancianos que ejercen en este momento, y también ha sido firmada por Dennis Luker como presidente de la Iglesia de Dios Unida, en representación de la administración y del equipo ministerial. Lo invitamos a leer atentamente cada palabra y a orar sinceramente sobre lo que estamos escribiendo hoy.

Al dirigirnos a ustedes colectivamente, les escribimos con el conocimiento ferviente, humilde y confiado de que la Biblia, la Palabra inspirada de Dios, realmente sabe lo que dice cuando nos dice que Jesucristo mismo es la Cabeza viviente de la Iglesia. Eso significa que todos, ministros y miembros por igual, debemos acudir a Jesucristo para recibir el poder, el amor y la guía que le dará a su Iglesia para conocer y cumplir la voluntad de Dios. A veces se pueden presentar situaciones y acontecimientos que no entendemos inmediatamente, pero no obstante, podemos y debemos estar seguros de que “todas las cosas ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Romanos 8:28, énfasis agregado). ¡No debemos permitir que la familiaridad de este versículo disminuya su significado!

Esta mañana, durante las reuniones regulares del Consejo de Ancianos, se le presentó a Melvin Rhodes la renuncia de tres miembros del Consejo: David Baker, Michael Blackwell y David Treybig. Las renuncias de hoy día vinieron después de la renuncia al Consejo de Ancianos de Jim Franks el viernes pasado. Todas las renuncias fueron recibidas de manera civilizada y respetuosa. Ninguna de las renuncias de estos cuatro miembros del Consejo fue solicitada por otros miembros del Consejo y fueron imprevistas.

En conformidad con el proceso establecido por la Constitución de la Iglesia, Roy Holladay y Víctor Kubik fueron nombrados como miembros del Consejo de Ancianos. Estos dos hombres, ambos de los cuales han servido previamente en el Consejo, estaban en la lista de sucesores de acuerdo a los votos recibidos en la Conferencia General de Ancianos en mayo pasado. El Consejo actual, compuesto por 10 miembros, representa un número suficiente  para continuar la obra y la misión de la Iglesia de acuerdo a los Estatutos, ¡y esa obra va a seguir adelante!

El proceso para reemplazar los otros dos puestos del Consejo se cumplirá de acuerdo a nuestros Estatutos, y ustedes recibirán la debida notificación del desarrollo de dicha selección.

A medida que el trabajo y la misión de la Iglesia de Dios Unida siguen adelante, nosotros, como el actual Consejo de Ancianos, junto con el Sr. Luker, queremos enfatizar la necesidad imperiosa de estar alineados con la voluntad de Dios (Romanos 12:1-2). Debemos entregarnos a la voluntad divina para que esta Iglesia, este grupo de los llamados, sea sanado de sus diferencias, logre la reconciliación y avance junto y unido. Esta es la meta, el objetivo, y el enfoque de todos nosotros. Ninguno de los miembros del Consejo desea división o discordia. Nosotros creemos que el enfoque no se basa en si cierta persona está en lo “correcto” en relación a un tema en particular, sino que en cuál es la verdad, cómo debemos actuar de acuerdo a la verdad y cómo podemos someternos humildemente a la voluntad misma de Dios, como el organismo debidamente designado que rige sobre la Iglesia de Dios Unida.

Recientemente, y también en los últimos meses, se han hecho muchos comentarios desafortunados sobre numerosos temas. Para repasar lo sucedido, y como el actual Consejo de Ancianos, nos gustaría abordar y aclarar brevemente tres temas.

Primero: los miembros de América Latina no han sido abandonados. Nadie en el Consejo ha abandonado a nadie. De hecho, una porción importante de las reuniones del Consejo de esta semana se dedicó a la comprensión de los problemas actuales en América Latina, los hechos, y cómo la Iglesia puede avanzar y lograr la unidad. Reconocemos que se han hecho algunas decisiones difíciles. Estas decisiones se han tomado de acuerdo a los hechos que conocemos y en conformidad con los estatutos tanto de la Iglesia como de las enseñanzas bíblicas. La puerta está y permanecerá abierta a la reconciliación tanto en América Latina como en otras regiones. La reconciliación de acuerdo al plan de Dios continúa siendo nuestra meta y ferviente oración.

Segundo: ninguna de las doctrinas de la Iglesia está siendo cambiada, ni a escondidas ni abiertamente. No se ha contemplado ningún tipo de cambios. Por el contrario, especialmente teniendo en cuenta la confusión innecesaria que ha surgido en algunos sectores de la Iglesia en lo que respecta al sábado, el Consejo está totalmente enfocado en aclarar lo que se espera en cuanto a la observancia del sábado y la adoración a Dios en el séptimo día. Defendemos la doctrina de la enseñanza establecida en la Iglesia Unida de Dios sobre el tema del sábado y los Días Santos.

Tercero: nosotros, tanto en el Consejo como en la  administración, creemos que los ministros acreditados en la Iglesia de Dios Unida deben cumplir con sus deberes ministeriales. Eso significa que los ministros deben ser servidores, satisfaciendo las necesidades espirituales de los valiosos miembros de sus congregaciones. Los ministros deben edificar y construir (1 Tesalonicenses 5:11), no sembrar la discordia y la incertidumbre entre el rebaño espiritual de Dios. Hay muchas oportunidades y canales apropiados disponibles a los ministros que quieran plantearnos sus inquietudes a nosotros, como miembros del Consejo, o a los que están dentro de la administración de la Iglesia. Esto se ha escrito antes, pero queremos volver a dejarlo en claro: nosotros en el Consejo creemos en el precepto bíblico de que “hierro con hierro se afila” (Proverbios 27:17), pero cuando las cosas se calientan tanto que el hierro se funde, nadie se beneficia. Nosotros en el Consejo esperamos que los ministros (y también nosotros mismos) cumplan el mandato bíblico de “ser un ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza” (1 Timoteo 4:12). De acuerdo con los requisitos bíblicos, se espera que los ministros “se sujeten a los gobernantes y autoridades, que obedezcan, que estén dispuestos a toda buena obra, que a nadie difamen, que no sean pendencieros, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres” (Tito 3:1-2).

Estas normas se aplican a todos nosotros. La Biblia nos dice que nadie está a la altura, que todos somos imperfectos. Sin embargo, se nos instruye: “El que dice que permanece en él,  debe andar como él (Jesús) anduvo” (1 Juan 2:6, NVI). Esto significa que debemos aprender a vivir en amor, como Jesús enseñó. Y esto significa que todos tenemos mucho que superar.

Aunque podemos estar siendo ser golpeados por  pruebas de distinto tipo y circunstancias en este momento, sabemos que Jesús dijo: “no te desampararé, ni te dejaré” (Hebreos 13:5). Como Jesús dijo a sus discípulos: “En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).

Incluso en medio de esta prueba, podemos estar seguros de que Dios es el que está usando directamente estas experiencias–aunque desagradables, agotadoras y gravosas–para moldear y dar forma a nuestro carácter. Ese personaje divinamente refinado durará por toda la eternidad. No debemos fallar en esta tarea: “Sed, pues, perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48).

A pesar de las pruebas actuales, sabemos por la Biblia que la obra de Dios, la obra de la Iglesia, de hecho, la Iglesia misma, va a continuar. De acuerdo a lo que nos enseñan las Escrituras y la historia, sabemos que si nos sometemos a Dios, buscando su voluntad y la forma de aprender a amarnos unos a otros, él nos va a utilizar para cumplir su voluntad. Todos necesitamos corrección, y debemos buscarla para lograr esa meta.

Con Dios como testigo, nosotros, los abajo firmantes, declaramos que no tenemos mala voluntad contra nadie. La Iglesia de Dios está aquí hoy, estará aquí mañana y Cristo seguirá preparando a los santos para el Reino de Dios. Si bien puede ser una iglesia relativamente pequeña, un pequeño rebaño, Dios está magnificando nuestra voz y ha puesto ante nosotros una puerta abierta para predicar su evangelio.

En conclusión, nosotros los del Consejo nos suscribimos fervientemente a lo que el apóstol Pablo escribió bajo inspiración a la iglesia del primer siglo en Efeso: “Pido que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación en el conocimiento de él” (Efesios 1:17). Pablo añade: “Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos” (versículos 18-19)

Gracias a todos por su apoyo en oración. Busquemos la paz. ¡Reclamemos las promesas de Dios y regocijémonos en las riquezas espirituales que él pone a disposición de todos nosotros a través de nuestro líder viviente, Jesucristo!

En el servicio de Cristo,

El Consejo de Ancianos Scott Ashley, Bob Berendt, Aarón Dean, William Eddington, Roy Holladay, Víctor Kubik, Darris McNeely, Melvin Rhodes (director), Mario Seiglie y Robin Webber y Dennis Luker (presidente).

December 8, 2010 - Posted by | Council of Elders, President's Office |

2 Comments »

  1. Que el espiritu de Dios les cubra y les guíe siempre para que vuestras decisiones sean siempre en base a su amor y sabiduria.
    Desde Panama

    Jose Abelardo Figueroa

    Comment by Jose Abelardo Figueroa | December 9, 2010 | Reply

  2. Apreciables Señores de Consejo de Ancianos y Señor Dennis Lucker:

    Les agradecemos el cuidar de todo el pueblo de Dios; son muchos los retos y las pruebas cuando se quieren hacer las cosas bien a la manera de Dios y de nuestro señor Jesucristo. De otra forma en la epoca de nuestro señor Jesucristo hubiese sido todo mucho mas fácil, incluso en la época de los apostols más no fue asi. En Guatemala agradecemos por tener ahora lideres más comprometidos con las enseñanzas de Dios y Jesucristo; que nos motivan y nos instruyen a seguir más fielmente las leyes de Dios. Gracias por todos sus esfuerzos y nuestras oraciones estan con ustedes.

    Comment by Breiser Osorio | December 9, 2010 | Reply


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: