Inside United: Realtime

Exciting News & Updates from UCGIA

Carta del Sr. Luker y Rhodes— 4 de Agosto de 2010

4 de Agosto de 2010

Estimados Ministros y hermanos,

Durante las próximas seis semanas, aproximadamente, los judíos practicantes esperan participar activamente en una tradición de muchos siglos que concluye con el Día de Expiación (Yom Kippur), |frecuentemente llamado “Sábado de Sábados” y el más santo de todos los días observados en el judaísmo. La tradición exige que en las semanas que preceden a este Día Santo, los judíos extiendan su mano para alcanzar  a aquellos a quienes han ofendido o perjudicado y buscar tanto el perdón como la reconciliación. En el Día de Expiación, los judíos pasan horas en una sinagoga o dedicados a la oración, tratando de reconciliarse con Dios y con los hombres.

Nosotros, que estamos llamados a ser parte del Cuerpo espiritual de Cristo, debemos practicar esto a diario. En la oración que Cristo mismo nos dio para usarla como modelo, se nos exhorta a orar de esta manera: “Perdónanos nuestras deudas [pecados], como también nosotros perdonamos a nuestros deudores [los que pecan contra nosotros personalmente]” (Mateo 6:12). Cristo mismo nos dio el ejemplo, orando así mientras agonizaba: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). El sacrificio de Cristo por nuestros pecados fue único y definitivo. Sin embargo, la Cabeza viviente de esta Iglesia fue muy clara: usted será perdonado en la misma medida en que perdone a los demás. Así como Jesús tuvo misericordia, ustedes también tendrán que ser misericordiosos.

El perdón sienta las bases para la verdadera reconciliación. La reconciliación exige que ambas partes depongan las armas, que dejen de lado sus heridas y resentimientos–reales o imaginarios-y que ejerzan el verdadero amor por otros. La reconciliación no significa que las diferencias sean tapadas. La reconciliación significa  tolerancia, confianza y restablecimiento de la comunicación honesta.

Ministros y hermanos, no hay nada que al Consejo de Ancianos le gustaría más que ver una reconciliación sincera. Ninguno de nosotros quería ver lo que sucedió en América Latina. Sufrimos por los miembros de esa área, que han sido sometidos a golpes espirituales y emocionales-en algunos casos durante años. Esto no es bueno, y sólo el don divino del amor de Dios puede realmente sanar esta herida. Los ánimos se han encendido y muchas personas dentro de nuestra comunidad han lanzado acusaciones.

Al acercarnos a la cima espiritual del año para nosotros–Trompetas, Expiación, la Fiesta de los Tabernáculos y el Último Gran Día, ¿podemos reconciliarnos? Los miembros del Consejo de Ancianos y los administradores de la Iglesia han dedicado innumerables horas a hablar y comunicarse abiertamente con ministros y miembros por igual, para lograr la reconciliación. Siempre que ha sido posible, hemos evitado ventilar “los trapos sucios” de ciertos individuos.

A pesar de todo esto, todavía leemos o escuchamos informes viles y acusaciones infundadas-tanto en Internet como en persona—utilizando para ello lenguaje e insultos que nunca deben ser parte de la comunicación cristiana.

A pesar de lo triste y a veces desalentador de todo esto, todavía tenemos la promesa inquebrantable de que a través de Cristo, ¡Su Iglesia prevalecerá!

Durante este tiempo de preparación espiritual, en vez de centrarnos en el significado maravilloso e inspirador de las próximas Fiestas Santas, ahora vemos en Internet un sitio Web secreto. En la superficie, este sitio Web pretende ser un vehículo de comunicación de la Asamblea General de Ancianos. Los organizadores de este sitio Web afirman que están buscando la reconciliación. Además, los organizadores de este sitio Web se han acercado silenciosamente a los ministros de todo el mundo, pidiéndoles que apoyen los principios espirituales que ellos dicen sostener.

Apoyamos estos mismos principios, y ciertamente no hay nada malo en ello. Lo malo es cuando los organizadores manipulan  con palabras escogidas, que implican y guían a otros a creer que el Consejo de Ancianos y la administración no desean o no han hecho ningún esfuerzo hacia ese objetivo. De hecho, es todo lo contrario. Al ex administrador de América Latina se le pidió por lo menos dos veces que se reuniera con los miembros del Consejo de Ancianos y administradores de la Iglesia. Además, existe comunicación directa en curso con varios ministros de la región.

Si bien la carta publicada en este sitio Web secreto se dirige a la totalidad del Consejo de Ancianos, nosotros-Dennis Luker como presidente de la Iglesia, y Melvin Rhodes, presidente del Consejo de Ancianos-queremos abordar estos problemas ahora. Todo el Consejo de Ancianos se reunirá a finales de agosto, y una respuesta formal puede producirse en ese momento.

Ministros y hermanos, seamos claros aquí. ¡No hay nada que deseemos más que la verdadera unidad y la reconciliación! No dudo ni por un minuto que la gran mayoría de los que han agregado sus nombres a la petición en Internet para la reconciliación son sinceros. ¡Ciertamente, todos queremos la reconciliación!

Pero cuando vemos entre los que han firmado, una serie de nombres que han hecho y distribuido ataques y acusaciones infundadas contra el Consejo, algunos que han calumniado públicamente y en privado a los miembros del Consejo en sus congregaciones y a otros ancianos, algunos que han tratado de organizar los esfuerzos para forzar el retiro de algunos miembros del Consejo a quienes acusan de comportamiento “poco ético” (para lo cual no han ofrecido ninguna evidencia), y algunos que están apoyando activamente el desarrollo de una organización disidente destinada a atraer miembros de la Iglesia de Dios Unida, tenemos claras razones para dudar de que sus intenciones sean nobles. (El hecho de que estas palabras pueden impactar a muchos de ustedes que leen esto como una sorpresa desagradable, es prueba de que hemos optado por no responder a sus acciones de la misma manera. El hecho es que hemos tratado de ser pacientes, con la esperanza de que aquellos que calumnian y hablan falsamente se arrepientan).)

Vamos a llamar a las cosas por su nombre. En el mundo exterior, los foros de esta naturaleza son llamados con buena razón un “bloque político”. El propósito de un bloque político es doble: reunir recursos para lograr un objetivo político específico, y conseguir la mayor cantidad de apoyo para ese objetivo. Les preguntamos a los organizadores de ese sitio Web: ¿Es su propósito la reconciliación, o es su propósito dividir para conquistar? Sin duda, ¡Dios será su juez!

Para los ministros de buenas intenciones que han sido atraídos por este esfuerzo aparentemente bien intencionado (y reiteramos que respetamos plenamente su deseo de que haya verdadera unidad y reconciliación y lo compartimos), ¿sabe usted lo que está haciendo? ¿se da cuenta de que al participar está ayudando (sin saberlo) a los intentos para minar la propia estructura de gobierno que todos nosotros, ante Dios, acordamos seguir hace unos 15 años?

Ministros y hermanos, tengan por seguro que esto es sumamente difícil de escribir, tanto como es el tener que leerlo. Los ministros son llamados por Dios para ser pacificadores, para enseñar, guiar, pastorear, y lo más importante, para servir.

Nada nos gustaría nada más que reconciliarnos con tantos ministros y miembros de América Latina dentro de lo posible–con los que quieren estar con nosotros. Hemos tenido varios hombres de habla hispana, espiritualmente maduros, viajando por América Latina desde hace semanas. Estos hombres se han estado reuniendo con todos los que han querido reunirse con ellos. Sin embargo, han sido rechazados con hostilidad por algunos que por el otro lado de la boca “buscan” la reconciliación.

Estos enviados por parte de la administración, con el apoyo del Consejo, han estado ayudando a los miembros y a los ancianos locales que quieren seguir formando parte de la Iglesia de Dios Unida y reunirse en paz los días sábados, libre de la política y de un régimen de mano dura. Hemos estado trabajando con ellos para establecer sitios para la Fiesta en los que puedan reunirse y celebrar con nosotros la maravillosa promesa del reino venidero de Jesúcristo en la tierra. Hemos seguido apoyando financieramente a los que quieren ser parte de la Iglesia de Dios Unida. Ellos NO han sido cortados.

Mientras tanto, el previo administrador de la IDU en América Latina continua diciendo que él fue independiente desde el principio, que no reconoce ninguna autoridad espiritual de parte del presidente, de las oficinas centrales o del Consejo, y ha comparado abiertamente a nuestros ministros con Satanás, el cual “aparece como un ángel de luz.” Algunos ministros que ahora lo siguen han utilizado un lenguaje mucho peor en la descripción de ministros leales y miembros del Consejo de Ancianos.

Al mismo tiempo, estos mismos individuos promueven, valiéndose de recursos emocionales, la necesidad de ayuda y apoyo, ¡acusando al Consejo de Ancianos de no hacer nada para promover la “reconciliación”!

Ante esta avalancha de comentarios desafortunados y distorsionados sobre América Latina, en breve pondremos a su disposición un resumen más detallado de los últimos acontecimientos, desde la actualización del 1 de julio que les dimos a conocer previamente. Si desea, pronto podrá acceder a él en el sitio para los miembros (members.ucg.org) o puede solicitar una copia. Esto no es lo que queríamos hacer como primera opción, ya que hemos buscado activamente el lograr la reconciliación sin traer esta verdad no muy placentera a la vista de todos. Ya que nuestro deseo de lograr el arrepentimiento y la reconciliación ha sido interpretado por algunos como una falta de voluntad para actuar, ahora vamos a hablar abiertamente.

Ministros y hermanos, nosotros dos hemos  servido en cargos pastorales y administrativos antes de asumir nuestras posiciones actuales. Dennis Luker ha servido como pastor regional en la región noreste de Estados Unidos. Melvin Rhodes sirvió a los hermanos en Africa. Durante años hemos oído rumores y acusaciones contra algunos miembros actuales del Consejo, de parte de ciertos hombres cuyos nombres aparecen en este nuevo documento en Internet. Los hombres en esa lista saben quiénes son. Les queremos decir que nuestra crisis actual es el resultado de haber escuchado este resentimiento latente, de permitir que se plante una raíz de amargura espiritual, y de ocultarse ahora detrás de identidades falsas y apodos en Internet ¡para tratar de dividir a la Iglesia de Dios!

Como mencionamos antes, no dudamos de la sinceridad de muchos de los que–independientemente de esta vía de  comunicación–han llamado a la unidad y a la reconciliación. Nos unimos a ustedes. Pero bajo nuestro cargo– al ser directamente responsables espiritualmente ante Jesús y Dios su Padre–no vamos a dejar de tomar las acciones necesarias cuando vemos los intentos de dividir y separar a los que quieren estar unidos, ¡para desgarrar en pedazos a los que Dios llama los suyos!

Este es un asunto muy serio. Se necesita trabajo para conciliar. Se necesita honestidad. Y hace falta una voluntad sincera de someterse a Dios, ser paciente y a su vez poner esto a cargo de la Cabeza viviente de esta Iglesia. Una vez que hagamos eso, podemos tener un verdadero espíritu de perdón, que es la base para una verdadera reconciliación.

Durante el año pasado, hemos escuchado muchas veces este comentario de los miembros: “¿Por qué están peleando los ministros? No queremos sus batallas políticas. Queremos ser capaces de llegar a la iglesia, adorar a Dios y recibir apoyo en nuestra vida cotidiana. Dejen de pelear!” No podríamos estar más de acuerdo.

Nos gustaría concluir con dos pensamientos: En primer lugar, un cambio verdadero pasa cuando Dios misericordiosamente nos da Su espíritu, transformando nuestro espíritu humano, nuestros pensamientos y nuestras acciones. Esperamos que todos hayamos experimentado este cambio en nuestras vidas. En segundo lugar, Dios conoce nuestras debilidades y nuestra condición frágil. Él sabe que somos tentados, que podemos fallar y que tal vez no alcancemos la meta. Es por eso que envió a Su Hijo para que se parara en la brecha y así poder reconciliarnos con él.

Esto significa que en cualquier momento, tenemos la capacidad espiritual para extender la mano, cambiar, arrepentirnos, perdonar y, finalmente reconciliarnos. Nada es imposible para Dios. ¿Podemos creer en esto?

Eso significa que incluso ahora, cuando las emociones están alteradas, individualmente podemos ceder ante el espíritu de Dios, invitar a Cristo para que viva en nosotros, y encontrar una salida a esta crisis. Ya ha sucedido antes, y puede suceder de nuevo.

Para buscar esta divina y poderosa recuperación, personalmente queremos unirnos y solicitar un ayuno para la Iglesia el fin de semana de agosto 21-22. Algunos de ustedes pueden elegir ayunar el sábado y otros pueden elegir ayunar el día siguiente. De cualquier forma, se debe apartar ese fin de semana para la oración intensiva, para meditar y para concentrarse en el estudio de la Biblia. Por favor, pídanle a Dios que nos dé a todos un espíritu de humildad, arrepentimiento y unidad. Por favor, recuerden la oración de Cristo aquella noche antes de su crucifixión, cuando oró por la protección de todos nosotros y le pidió a Dios su Padre que “los guardes del mal” (Juan 17:15).

Perdonemos de corazón. Busquemos la verdadera reconciliación. Abandonemos todos los esfuerzos para dividir–ya sea en Internet o en otro lugar– y unámonos para llevar a cabo la obra que se nos ha encomendado.

Con amor cristiano,

Dennis Luker, Presidente, y Melvin Rhodes, Director del Consejo de Ancianos

August 6, 2010 - Posted by | Council of Elders, Home Office, President's Office |

1 Comment »

  1. Desconfiamos de toda esta cháchara espiritual-new age.
    Cuando la soberbia y el deseo de poder se le sube a la cabeza al ser humano, este está perdido espiritualmente: una caso Bíblico lo fue Salomón.

    Comment by Mardonio LLANOS | August 6, 2010 | Reply


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: